martes, 25 de mayo de 2010

Recordar.

El tiempo inevitablemente pasa, las memorias quedan saturadas y no tienes más que, cual desastre natural, escoger lo que más necesites y correr. Antes de que el tiempo barra con todo y lo olvides o mal recuerdes. 
Hoy enterrada entre libros y paredes conocidas, me sostengo en recuerdos. Unos hermosos, otros llenos de letras, de él, de ellos.

Duele pasar mis ojos por todo aquello que un día parecía tan "mío" y que ahora; es ajeno, libre y caudal. De eso se trata la vida. Pero los lugares suelen impregnarse de todo, monosaturarse de momentos. Y bueno mientras intento concentrarme en el silencio jurídico de mi mente, y las palabras brotan de mi tesis sin sentido alguno: pienso que debía de haber hecho las cosas diferentes. No más bien, debía de haber pensado las cosas. Pero la juventud suele llenarse de baches, que después, se convierten en experiencias, en desastres, en nuevos comienzos. Y yo, trato de volver a empezar, de alguna forma todos los días.

Y no sé, no puedo separar las cosas. Los recuerdos se escriben otra vez cuando los llamas, incluso hay sentimientos que bailan de un lado a otro de tu alma, mostrándote que no han muerto. Y la motivación de las aulas, de los libros y esas escaleras marcadas me recorren cual brisa de mar, humedeciendo mis ojos, llenándolos de ausencias. Todos vamos tomando nuestros propios caminos, y las personas que se van quedando dispersas, se echan de menos siempre que estamos en los lugares que compartimos de una manera especial. Mi facultad es eso, recuerdo de todos esos amigos que por años, nos agarramos de las manos y caminamos, dormimos, nos desvelamos, e incluso lloramos juntos. Y ahora unos en su ciudad de origen, otros simplemente lejanos en ocupaciones, ya no están más en mi vida, pero siguen aquí, entre los recuerdos. Palideciendo mis letras, pero llenándolas de amor.


13 comentarios:

  1. Supongo que todo eso es parte de la vida. Es triste pero no queda de otra mas que recordar!

    ResponderEliminar
  2. Para bien o para mal, recordemos siempre.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Es lindo recordar, para bien o para mal

    ResponderEliminar
  4. Los recuerdos son notas importantes para seguir caminando. Ellos te cuentan como estuvíste un tiempo atrás. No es bueno que se conviertan en obsesión.

    Te dejo un abrazo silencioso impregnado con aroma a cerezas,

    Naia

    ResponderEliminar
  5. A esto le llamo escribir desde el corazón. Y es bello, a veces deberíamos dejar la mente en la mesita de noche como si fuera una dentadura postiza...

    Hermosa reflexión, Valery.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, avanzar en la vida no suele llevarnos por el mismo camino. Nada triste de todas maneras, puesto que todos avanzan hacia alguna parte y siempre quedaran los recuerdos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Valery,

    Sin recuerdos no somos nada, literalmente. Por eso odio al Alzheimer.

    Interesante reflexión. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Somos lo que somos gracias a lo que hemos vivido y lo que hemos vivido son nuestros recuerdos ,o casi

    ResponderEliminar
  9. Como dice el refrán popular: "Recordar es vivir".
    Y sí, es eso, quien ha vivido realmente tiene su cabeza llena de recuerdos,anécdotas, historias, palabras que se quedan enredadas en la mente y que se restringen a esos momentos que nos marcan, nos forjan, nos educan, nos maleducan.
    Muy bonito tu escrito.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  10. Lleno de mucho sentimiento! Esos compañeros que con el devenir se hicieron más amigos y hermanos que compañeros. Y como con chispasos los recuerdas y solo sabes que cada uno forjo un camino separado.
    Me gustó eso de sostener los recuerdos, me vi en un cuarto lleno de recuerdos siendo sostenidos por mis dos manos para que no me aplasten.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Curiosamente hoy sentí esos recuerdos dentro de mí... los buenos recuerdos nunca mueren.
    besos, valery

    ResponderEliminar
  12. Gracias por sus comentarios, por ellos vale la pena escribir, sí alguien por ahí se identifica con lo que siento, todo empieza a escribirse de nuevo,

    Gracias!

    ResponderEliminar
  13. Siempre se mantiene ese cariño.

    (Y es bonito saber que hay cosas que la distancia y el tiempo no consiguen vencer).

    Un beso.

    ResponderEliminar