jueves, 13 de mayo de 2010

Monterrey.

Las nubes tienen días sin haber llorando y sobre mi cabeza el demonio sopla, son días de sol y cadencia de sudor resbalando por el cuerpo.

Mayo al fin dicen muchos, y yo sólo con un gesto afirmo, y sigo adelante. Fin de ciclos, ciudad qué se va o más bien yo la dejo. Por fin rompo con toda relación y la abandono. Seis años desde qué llegue a sus puertas y como pequeña con pesadillas, nocturnaba y pensaba en lo gigante de sus paredes de piedra.

Será difícil dejar las montañas, el verde de sus piedras, sus condimentos. Pero lo he decidio y deslindo todo vinculo y me largo. Qué importa que cosas todavía me aten a éste suelo sí cansada estoy de arder mi frente en su sol. Desnuda de recentimientos les digo, no hay lugar cómo monterrey, pero tampoco hay lugar para mi en su suelo obscuro.

Te dejo mi querido reino prestado, con tus grandes castillos, con tus cerros felices con formas majestuosas y tus caballeros con armaduras rotas, esos qué creía conscientes y resultaron despreocupados. Pero he de reconocer qué no hay mejor gente qué los regios; amables, serviciales y recios. 

Mi historia yace entre tus calles y va marchitandose en tus parques. No voltearé a verte, me limitaré cuando me aleje a observarte muy decente, mientras relámpagos de acero fulminan a tu gente y a la mía. Nostalgia de todo lo que dejo, del qué dejó de sonreír en mis pupilas, de aquella hermosa compañía, de mis amigos de facultad, de mi propia juventud enriquecida. 

A dónde vuelvo?, no más bien hacía donde me dirijo es muy lejos. Creería que a 60 kilómetros, pero he de confesar qué me voy más lejos de lo que pensé y no hay regreso; no por ahora. Me alejo, escapando cual houdini de la verdad de tus calles, de tus rincones secretos, incluso de tus puentes y tu río seco.

Y me voy cerrando nuestro amor con tu beso justo en medio de la silla.


15 comentarios:

  1. ¿Y será todo para ti?
    ¿Eso que que nos acabas de describir?.

    Un nuevo comienzo, es una nueva vida...

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, es un nuevo comienzo, ya una vez comencé, cuando vine a vivir a Monterrey, ahora tendré que comenzar de cero, otra vez. Gracias por leer, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Querida Valery,
    Cuando una puerta se cierra se abren muchas más. Qué bonita despedida, una despedida con mucho amor y respeto. La ciudad en donde vives es tu casa, y sientes emociones y afecto hacia ella.Precioso lo escrito de Monterrey.
    No tengas miedo a "empezar de nuevo", en realidad continuas en otro lugar tu camino.

    Te dejo un abrazo silencioso impregnado con aroma de manzana,

    Naia

    ResponderEliminar
  4. Los orientales ven las crisis como una oportunidad; el cambio, como un renacimiento. Debe ser por eso que a pesar de la tristeza inmersa en tus palabras, de seguro un futuro cargado de historias te espera en ese nuevo suelo que te recibirá y del que en un tiempo incontable tendrás que despedirte como hoy lo haces de Monterrey.
    Muy triste despedida, pero por triste no deja de ser hermosa.
    Fue muy bueno encontrar este lugar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Huyes Val?
    No sé, pero nunca me imaginé que tú quisieras escapar de las cosas, enfrentarlas se me hace más razonables.. Pero supongo que hay cosas que es mejor olvidarlas.
    Muy trágica y sombría tu escritura..
    Besos Val, espero que logres tus objetivos.

    ResponderEliminar
  6. Auch danny!!! Yo tampoco pensé ser de las que huyen pero hay cosas de las que se tiene que nos tenemos que alejar, o ciclos que terminan.

    Eso es lo que me pasa a mi.

    Tienes razón he andado muy sombría por éstos días, creo que será mejor que deje de escribir por un tiempo.

    Un beso a todos.

    ResponderEliminar
  7. He experimentado cambios en mi vida y siempre me he llevado cosas buenas, no dudo que contigo sea lo mismo. No hay que voltear hacia atrás, hay que ver para adelante.

    Suerte!

    ResponderEliminar
  8. No dejes de escribir porque estés con el animo sombrío o porque tus escritos lo parezcan.
    No merece la pena dejar de escribir por ello, sin luz no hay sombras, y si todo fuera de color de rosa, seria todo de facto, tan monocromaticamente nefasto como si fuera todo negro.

    Suerte con los cambios.

    ResponderEliminar
  9. Leo tu escrito y me remonto a una época en que tenía mas o menos tu edad y dejé el primer lugar donde fuí feliz.

    Hoy con muchos años y luego de haber vivido en 5 provincias, y en cada una haber dejado algo pero tambien haberme traido mucho, lo considero como una apasionante aventura de vida.

    No se si para todos, pero para mi la vida es dinamismo, cambio, desafío.

    Disfruta todo lo nuevo que te trae la nueva vida, y todo lo que dejo impreso en vos la anterior.

    Escribis lindo tramitis sentimiento y tu delicada forma de ser

    ResponderEliminar
  10. Hola Valery,

    no sabría decir bien por qué, pero me ha causado una extraña tristeza leer esta entrada. Creo que se debe en parte a que tu escrito me hizo imaginar un escenario en el que alguien se va de un lugar para nunca volver, en el que esa persona rompe todo contacto con la gente de dicho lugar para siempre. Algo así como en tiempos antiguos, cuando alguien podia irse de algún pueblo y nadie sabía más de él o ella.

    También se puede deber a que estás hablando de la ciudad en que crecí, a la que le tengo un cariño especial, y nos dices que es tu decisión abandonarla. Para bien o para mal, no dejas tan claro en tu escrito el por qué.

    Fuera de este blog, no te conozco, así que mi imaginación se pone a “volar” libremente para darle sentido a tu partida. Pero sea como sea, te deseo bastante éxito en los proyectos que vayas emprendiendo, en donde sea que estés.

    Y como dijo alguien antes que yo, no dejes de escribir!! No seas egoísta y sigue compartiendo con nosotros tu escritura sombría!!

    Saludos y mucho éxito.

    ResponderEliminar
  11. Todas las partidas son tristes, pero si es para mejor (cosa bien difícil de saber) no hay que dudarlo (siempre se duda).

    Saludos, Valery

    ResponderEliminar
  12. No te pongas triste, Valery. Tu bonita ciudad no se va a mover de ahí y podrás volver siempre que lo desees. Ahora debes pensar únicamente en este nuevo destino, estoy segura de que dentro de unos pocos meses habrás hecho nuevos amigos, y pasarás a tener el "doble" de cosas bellas, las que siempre esperan en Monterrey y las de tu nuevo hogar. ¡Ánimo!.

    Besos, linda.

    ResponderEliminar
  13. Hola a todos.

    No tengo palabras para agradecerles tantas cosas lindas que me han dejado. De verdad qué fortuna toparme con personas como ustedes, que dan su tiempo, sus conocimientos, su buena vibra y la trasmiten a personas que siquiera conocen, cómo yo.

    De verdad gracias por tan buenas vibras y amor. Los quiero de una forma nueva y mágica que jamás había experimentado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. No mires atrás, sino adelante.
    Quizás mañana una nueva vida te traiga aquí de nuevo...
    Besos y mucho ánimo.

    ResponderEliminar