sábado, 29 de mayo de 2010

Contraparte.

Cuando llega un corazón y se asoma al tuyo; toca la puerta, deja mensajes, flores, largas cartas, detalles, además de un sin fin etcétera. Y no pasa nada, silencio profundo, manos que no se mueven, ojos que no brillan. Soledades que no coinciden y que dejan una historia triste, incompleta, sin puntos suspensivos. Faltas de ortografía en un dialogo en diferentes idiomas, miradas que no encajan y que jamás llegan a juntarse.

Sueños por separado, silencios prolongados e incómodos. Amor que no surte efecto, como el que se da a otro. Y es cuando entendemos que el corazón es un bastardo, un enemigo circunstancial. Qué si se pudiera amar con voluntad, muchos corazones podrían salvarse. Pero se empeña en trabajar bajo punzadas de "no sé qué" y late algunas veces (y desgraciadamente casi siempre) hacía dónde no debe: el lugar más lejano, más turbio y cerrado. Tal como la contraparte, cuando llega con ganas de amar lo ya amado tu no puedes amarle.

7 comentarios:

  1. te juro que eres romantica... ufff
    que linda eres

    ResponderEliminar
  2. Me lees tan bien, aunque no lo pretendas, que casi parece, como la primera vez que te visité, que sea mi corazón el que hable a través de tus palabras.

    Sip, el corazón es un bastardo Valery, que a veces ni aun cuando encuentra lo que necesita, es capaz de corresponder correctamente. Es un bastardo venenoso a veces.

    ResponderEliminar
  3. En esas situaciones es mejor no insistir de a mucho, si no se debe dar, el universo te lo demostrara y eso parece ser en tu ocasión.
    Besos Val :)

    ResponderEliminar
  4. Sí que puedes, ¿por qué no?

    Saludos;

    ResponderEliminar
  5. Pero eso es lo que lo hace mágico cuando sí funciona...

    Hay que aprender a tolerar a nuestro corazón (igualmente hará lo que se le ponga en gana...).

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Da una rabia tremenda, porque la razón te dice: pero si es estupendo, ¿qué me pasa?
    Y luego nada, haces lo mismo mirando a otro corazón, que se preguntará lo mismo y qué no te hace caso porque simplemente... no siente nada.
    Pero de vez en cuando: hay coincidencia :0)

    Un abrazo, guapa

    ResponderEliminar
  7. cogí tu primer párrafo para mi entrada de hoy en el facebook gracias mamolz eres un tesoro

    ResponderEliminar