martes, 21 de febrero de 2017

Torpeza.

Tengo nervios, reviso el reloj y falta menos. En poco tiempo te veré de nuevo y nuestra cita parece la más importante de toda mi agenda llena de deberes y notas para ir al super.

A veces pienso en la vida que puedo dar, en cómo voy a influir en tu vida. Casi siempre no me siento preparada y me inundo de temor, está de moda ser perfecta y yo, soy todo menos eso. He cometido y sigo cometiendo errores, trato de no cometer el mismo dos veces pero no siempre lo logro. Mi mente tiene una imposibilidad de hacer bien el super y comprar comida orgánica y totalmente saludable, soy más de bizcochos y yoghurt griego, pero qué le vamos a hacer. Hasta ahora nos he alimentado de tacos y carne de todo tipo, dulces y por más que quiera no puedo dejar el café del todo. Soy una madre desastrosa desde ahora y me pregunto si estarás juzgando desde tu lugar, sintiendo mi inexperiencia y girando la cabeza de un lado a otro.

Hoy quizá sepamos si eres hombre o mujer, hoy quizá pueda pensar en qué nombre ponerte y que escuches mi voz llamarte, es emocionante esperarte, y que me esperes y que juntos viajemos por ahí encontrando momentos para platicar y ser familia. Tu padre y yo hacemos todo lo posible por preparnos para merecerte, para amarte y darte un hogar, desde ahora te digo que a pesar de nuestro trabajo cometeremos/cometemos errores que vendrás a un mundo donde todos estamos aprendiendo a vivir y que con nuestra torpeza intentaremos que seas feliz y pondremos el corazón en ello. Te amo pequeño hij@ te amamos desde que pensamos en la idea de tenerte, pensamos en ti todo el tiempo y hacemos cosas diariamente para que nunca tengas duda de ello. Te veo pronto.

lunes, 9 de enero de 2017

Latido.

La vida pasa estupidamente rápida, de un momento a otro las cosas cambian y otras quedan inmóviles y desesperantes. He dejado de tener prisa, ahora solo abro la ventana y espero lo que la vida vaya marcando su pauta.

Los años se van, otro comienza, damos paso a la vida, la primavera aguarda somnolienta a que se calmen las cosas y se seque el patio de atrás. Y mi vientre florece calmado, siento tu presencia poco a poco, primero como mareo matutino y por las tarde como cosquilleo. Mis ojos y mis mejillas parecen sonreír, la complicidad de mi cuerpo y el tuyo es única, no puedo describir el amor me invade y no sé tampoco como haremos para caminar juntos. Pero no me importa mucho. Es como si todo lo que soy se hubiera modificado a somos, tu presencia me cambia, me inspira y motiva. No te conocemos, no sabemos cual será tu nombre pero te amo con un amor tan profundo que confunde, como si todos los amores, las historias y los caminos hayan sido solo un juego, el poder que tienes en mi me traspasa como una brisa, me inunda de alegría e incertidumbre.

La vida sigue, la tuya late ya dentro de mi, estamos juntos y es lo único que importa.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Despecho.

No sé si valgan la pena las casualidades, creo que están sobrevaloradas, me parece que hay cosas que no deberían moverse nunca como gárgolas contemplando al vacío. Los demonios se aparecen con flores y piruetas, luego, por debajo de las intenciones retroceden cinco pasos y desaparecen. Ver los ojos que iluminaban la noche, que desengranaban las intenciones de mis sentidos; Siempre apareciendo para llevarme al vacío, soltando todas las acciones que me hacían engañarme, equivocarme, deshacerme. Tenía el poder de despertar lo peor, como cualquier demonio escode las intenciones, las revela con malicia y cinismo, luego, sin sentir el menor despecho, pide perdón sonriendo y mirando con desprecio. Sé como es, las casualidades arden y el retractar la frivolidad me confirma su presencia. No creo en las casualidades.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Pronósticos.

Tenemos suerte, podemos vernos a los ojos y dormir uno al lado del otro. Soy afortunada porque viste en mi lo que yo uno había observado, porque hiciste que mis miedos cayeran al vacío y diera un sí de frente al sol. Tuve la fortuna de vivir muchas cosas y de equivocarme. Me he escapado de un mal matrimonio y de personas egoístas. Ahora soy Yo la que sonríe y comprendo las cosas que tuvieron que mejorar. Soy todo lo que quise de mi misma y todavía me queda tiempo de reinventarme. Tuve mucha suerte aquel febrero y que a pesar de cualquier pronostico estemos aquí en nuestra propia casa. Nuestro futuro sonríe, porque compartimos, vivimos y disfrutamos paso a paso.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Mírame.

Las canciones ya no me hacen llorar, mis párpados se caen sin recuerdos ni estorbos. Mis manos quietas contemplan al otoño desde la ventana, tecleo sin tartamudeo y prefiero pagar las cuentas a tiempo. Todo en su lugar. No sé si disfruto a Sabina o me he cansado de su voz. Tengo dos perros y una bicicleta. Dedico más tiempo a trabajar que a soñar, pero dicen que eso es parte de crecer. Me cuesta trabajo ordenar mis ideas, solo un poco para ver si puedo hacer volar a los sentimientos, pequeños pedacito se esparcen por el salón, aspiro y suspiro, eso parece mas sencillo que saber de ti. Verte por el rabillo de la puerta me parece molesto, prefiero guardar silencio y recargar memorias que mueren de tanto usarlas. A veces me hace(s) falta y mi corazón late por debajo de las palabras para esconderse, ya estoy vieja para ocultarme, y mírame.